7.18.2010

find the cost of freedom

7.15.2010

River surfing!




Jeje, this must be fun!


Eisbach river, München.

3.24.2010

Marrakech Express

Las montañas del Atlas salpicadas de nieve, parecen estar pintadas en un cielo ajeno, cuando se las mira desde la ciudad roja de Marrakech. En la tierra de los bereberes, bajo un sol inagotable, el agua que cae por las cascadas de los nevados es un verdadero milagro. Uno que pinta de verde y llena de cultivos un lugar en el que uno habría imaginado solo arena y roca.





















No es sorpresa que un lugar de tanto contraste de origen a una cultura de intercambio constante. Hoy es patente en la facilidad de todo un pueblo para adaptarse a la invasión. Ahora no son romanos ni vándalos ni godos. Tampoco son los árabes que en algún momento trajeron el Islam y su cultura. Son europeos que ya no vienen a conquistar sino a ser cautivados. Algunos por el ruido de los souks laberinticos y la habilidad de sus mercaderes. Otros tal vez por la arena infinita de los desiertos y los camellos q los transitan. Tal vez otros por la herencia de la edad de oro islamica, en una época en que europa intentaba salir del caos medieval.


































La mezquita de la Koutoubia, o la escuela coránica de Ben Youssef, o las tumbas Saadies y el Palacio de Baadi, la puerta de Bab Agnau. Todas parecen de mundo muy distante. De alguna leyenda fantástica, salida de un sueño. Es esa magia la que se queda contigo y el polvo rojo que traes de Marrakech.



1.29.2010

Αθήνα

Los primeros atenienses tenían reyes un poco extraños. El primero de ellos, Cecrope, era particularmente raro pues la mitad de su cuerpo era una gran cola de serpiente. Siendo habitante del Atica, probablemente habría dudado de un rey como este pero por lo visto los atenienses le dieron votos de confianza.


Fue justamente en tiempos de Cecrope que la ciudad comenzó a tener importancia y tal parece que atrajo la atención de dos dioses que andaban buscando una ciudad nonde les rindan culto. Eran Atenea y Poseidon. Como no podían ser ambos patronos simultaneos, entonces Cecrope tuvo que actuar como juez en una singular disputa en la que ambos dioses tenían que regalar algo a la naciente ciudad. En la cima de la Acrópolis, Poseidón hundió su tridente en una roca de la que salió un manantial. Pero el agua era salada y los atenienses no juzgaron ese regalo útil. Atenea en cambio, con algo menos de espectáculo, hizo nacer un árbol de olivo. Y éste, aparte del fruto, aceite y sombra que podía dar, era un símbolo de paz. Paz que necesitarían mucho en Atica en los siguientes turbulentos siglos. El asunto es que el árbol agradó a Cecrope y su gente, así que adoptaron a Atenea como patorna, le hicieron una estatua de madera y llamaron Atenas a la ciudad en su honor.

Como homenaje, esa escena fue representada mucho siglos después por Fidias y su taller en un conjunto de esculturas que adornaban el tímpano del Partenon. En esas épocas Pericles era el líder en Atenas, gobernando una sociedad que había convertido el arte y el saber en su mayor tesoro, así que lo hacían evidente con obras de arte de arquitectura, escultura y literatura que nos maravillan hasta ahora. También en su afán por hacer cosas distintas, inventaron cosas raras como la democracia directa. Bueno una democracia en la que esclavos, muejeres y extranejros no tenían nada que hacer, pero de todos modos un experimento singular.

Pero lamentablemente las épocas de paz para los atenienses eran efímeras. Si no era Persia, era Esparta, o luego Macedonia de Alejandro, o Roma. Incluso la invasión cruzada en el vergonzoso imperio Latino. Salvo el emperador Adriano, casi todas las invasiones vieron en la majestad de la griega clásica un poco de materia prima para alguna iglesia o una torre o un muro horrendo. Tal vez ya nadie se fijaba en la escena de Atenea y Poseidón en las esculturas del Partenon.

Es posible que esas escenas no hayan sido del agrado de los cristianos en Atenas, que no tardaron en derribarlas para poner una cruz y montar una iglesia en ese lugar estratégico. No contentos con eso también tenían el raro pasatiempo de aplicar el cincel a todos los desnudos que veían en los frisos y metopas del Partenon y otros templos del ágora. Bueno, la idolatría y la falta de pudor no podían ser tolerados...

Es de suponer que tras la conquista otomana, el Partenon no tuvo mejor suerte tampoco. Metamorfoseó en mezquita y luego en depósito de armamento. Gran idea poner mucha pólvora adentro, de modo que fue un blanco interesante para un ataque veneciano en el siglo XVII. El bombaredo tuvo un final interesante: la explosión derribó columnas, detrozó parte central del templo y tiró al suelo aun mas esculturas, frisos y metopes.
Y bueno. Una larga saga de eventos desafortunados, se podría decir. algunos dirán que Cecrope no eligió bien a la patrona...o tal vez Poseidon es un mal perdedor...


Se dice que Cecrope también lenseñó a leer, escribir y a comportare de manera civilizada a los habitantes de la nueva ciudad. Y se ve que estuvieron muy agradecidos, su tumba es parte de un singular templo también enraizado en la roca de la Acrópolis: el Erecteon. A un lado de este templo aun pueden verse los tres orificios que Poseidón hizo con su tridente. También está un retoño de aquel árbol de olivo que Atenea hizo nacer. Y es ahí donde Cecrope descansa para siempre, custodiado por las Cariátides, esas mujeres de piedra que tienen la mirada en el infinito y que seguramente sobrevivirán a otros siglos y siglos de tempestades que los mortales seguimos inventando.

1.28.2010

si la nieve...

hoy tocó ponerse las botas. son un tanto incómodas y se tarda mas en ajustar los cordeles y amarrarlos. Son 3 segundos adicionales que uno tarda en ponerselas. Pero así tiene que ser porque hay nieve.


Anoche cayó, horas de horas de paracaidas blancos y diminutos, que suavemente se posan sobre los autos estacionados, sobre la calle que estaba casi desierta, sobre los techos y sobre los árboles que no tienen mas abrigo que algunas hojas.
Al caminar por la nieve tengo la impresión de retroceder a la era de la última glaciación. Indefenso frente al frío blanco al que me atrevo a pisar. Y dejo detrás mio un camino de huellas que me delata. Como intruso que deforma la fina alfombra uniforme que tardó horas en formarse.

No importa. De todas maneras el sol no tardará en transformar este espejismo polar en la ciudad que veo todos los días. Y nada, mientras tanto hay que mirar como la tierra se burla de nosotros y decide pintarlo todo de nieve. Veamoslo mientras dure.






... si la nieve

9.13.2009

ferry across the Mersey

Los docks de Liverpool tienen mucho que decir. De esas mismas orillas han zarpado innumerables barcos cargueros desde hace siglos, ayudando a levantar el imperio marítimo de las islas británicas. Esos docks han sido también escenario de cruentas subastas de esclavos durante la época del masivo comercio de africanos arrancados de sus tierra natal. Liverpool también fue testigo de los viajes de numerosos cruceros inhundibles como el Lusitania, o de las tropas aliadas rumbo a la liberación de la Europa continental ocupada en la segunda guerra.

Para bien o para mal, Liverpool está atada al mar y a todo lo que viene con él. Es el intercambio incesante, tanto económico como comercial, social y cultural que han hecho de Liverpool una gran puerta. Una puerta abierta que sigue dejando influenciar las islas con condimentos de todos los contientes.

La cúspide de esa hegemonía marítima probablemente se pueda fijar entre fines del siglo XIX y principios del XX. Al menos eso aparentan las imponentes construcciones de la época que dominan en gran parte la vista liverpudliana. Lo primero que los barcos y ferries que llegan a Liverpool ven, son las "3 gracias", ejemplos de esa arquitectura ostentosa e imperial que da una idea del poder del comercio mar´titmo en esos días. El Museo marítimo de Liverpool cuenta todas esas historias, algunas recubiertas de gloria y otras mas bien de vergüenza. el museo de la esclavitud por ejemplo, muestra un ejemplo increíble de ignorancia, intolerancia y perversidad colectiva. La forma inhumana en que la gente era capturada, encerrada y vendida como animal, se justificaba en la insostenible teoría de la inferioridad de la raza. Afortunadamente la inconsistencia y brutalidad de ese razonamiento ha caído y sigue cayendo, tal como lo expresa el contenido de ese museo.

Pero toda esa hegemonía comercial también trajo consigo un crecimiento intelectual y cultural importante, que también ha dejado sus huellas, por ejemplo en la impresionante arquitectura neo clásica del St. George's Hall, el World Museum o la Galería Walker. Esta tradición cultural no se ha cedado confinada a la era victoriana sino que sigue hasta nuestros días, tal como se ve en los remodelados Albert Docks, sede de varios museos y de la galería TATE, o construcciones como el Echo Arena y el nuevo Museo de Liverpool.

Algo que no puede pasarse por alto en Liverpool, es el hecho que este puerto de comerciantes haya sido cuna de un fenómeno musical tan extraño e irrepetible como The Beatles. Los rastros están ahi en cada esquina, en Penny Lane o en la tumba de Eleanor Rigby, en las orillas del Mersey, o en el eco que se pueda escuchar en Mathew Street. Pero esa es una historia aparte, por ahora no hace falta contarla sino solamente dejarse inspirar por los mismos vientos que penetran las islas birtánicas a través de Liverpool.

9.12.2009

Mancunian

La apariencia victoriana de Manchester se ve en la elegancia de las casas antiguas en las calles del centro.

La pequeña villa se convirtió rápidamente en una del as principales ciudades de las islas británicas durante la revolución indsutrial. Desde entonces Manchester se ha convertido en un polo no solo económico sinó también cultural.

Los bares y tabernas están regados por todo el centro de la ciudad. Es la forma inglesa de socializar, cerveza de por medio. Algo de chip and fish como aperitivo y todo el mundo parece estar satisfecho.

Pero el centro de la ciudad no es solo un reflejo del neo gótico victoriano ni la elegancia de la bella época. También es un complejo conjunto urbanístico que sigue evolucionando e incorporando nuevos elementos al espacio mancuniano. La ciudad está obligada a proporcionar espacios comunes a las miles de personas que pasan mas tiempo en las agitadas calles de Manchester que en sus propias casas.

Manchester es una de esas ciudades que no pierden tiempo, desde que las masas de proletarios formaron un ejército en sus fábricas, hace como dos siglos. Fue ahi mismo donde se formaron algunos de los focos mas importantes de acción sindical y que inspiraron a personas como Engels a filosofar sobre la condición social. Fue precisamente una peculiar biblioteca de Manchester, el corazón de la industria textilera del algodón, que se encontraron Marx y Engels. Que valga para la anécdota.

Las metrópolis tienen ese ritmo apurado, descansan poco y tratan de aprovechar cada segundo que se les presenta. Mezclan su historia con el complicado presente que intentan imponer. No se conforman con lo que tuvieron en el pasado, buscan las oportunidades que les permitan crecer y ser relevantes. Arriesgan y no tienen miedo a ser diferentes. Al contrario, explotan sus peculiaridades y ofrecen ese sabor a originalidad que coquetea consus visitantes.

Enjoy Manchester